sábado, 25 de octubre de 2008

Gran noche sin duda...

No hay nada que me ponga de más mala leche que ser despertado por 5 picaduras de mosquitos, un picor insaciable y un zumbido detestable en mis oídos. Definitivamente, los odio. Me encontraba plácidamente dormido cuando un sonido reconocido por todos me puso alerta. Con los ojos abiertos como platos, tapado hasta arriba con la cabeza metida en la almohada, esperaba que el susodicho se fuera. PERO NO. Seguía y seguía y se acercaba cada vez a sitios más íntimos. Empezó por chupar felizmente sangre de mi dedo meñique, siguió por el brazo, y terminó por conquistar toda mi pierna izquierda. Hora: las 6 de la mañana. Humor: mejor no preguntar. Me picaba todo el cuerpo, me irritaba, no sabia si patalear, llorar o acudir como un niño chico a mamá (es obvio que la desperté). Tras una larga búsqueda, hallé el aparato antimosquitos; que sinceramente no hace absolutamente nada porque mi amigo consiguió retar batalla a mi pierna derecha ganando sin despeinarse. Es así, como se amanece con unas ojeras interminables, un humor de perros y un odio inmenso hacia semejante insecto.

Bueno cambiando de tema, no sé que deparará el fin de semana pero espero que lo disfrutéis igual o más que yo si podéis. Me voy con mi picor a otra parte.

PD: ¿Alguien sabe algún tutorial bueno de vectores? QUIERO APRENDER YA.

2 comentarios:

Georgy Winehouse dijo...

jaja... qué incómodos son los picores xD
¿Te pasas por mi nuevo blog, cero en conducta?
No sé, quizás si te gustan las historias fantásticas...
Un saludo

rebeca's dijo...

si esqe madrid es mucho madrid no creees?? y ropa de chico vi un monton qe me encanto, asiqe ya sabes;) un besazo enorme muaaaaaaaaks!!