miércoles, 12 de noviembre de 2008

Tiempo

Hay días que descubres que los lunes no son tan malos, a pesar de que empiece de nuevo la rutina, que las tardes en la universidad no son monótonas a pesar de tener que escuchar al típico profesor aburrido, trajeado y con bigote gris y que el viaje en autobús es entretenido dejándode lado la pereza que te da esperarlo. Sí, estoy aprendiendo a disfrutar del otoño.
Odio haber estado engañado 18 años, me fastidia haber estado tanto tiempo tachando días de mi calendario con mi eding permanente (para que no volvieran de nuevo), esperar acontecimientos sin hacer nada mientras tanto, apuntar fechas importantes y ver felizmente lo rápido que pasa el tiempo. Sí, lo digo en voz baja y en silencio, pero yo he vivido engañado. Nadie me enseñó que se puede disfrutar del invierno tanto como del verano. Que no me hace falta no tener que ir a la universidad para pasármelo bien, que el bronceado no es algo que me llene de alegría cada día y que los días de lluvia y grises son tan bonitos (e incluso más) que los de playa y soleados.
Hace tiempo le di una patada al reloj, acordé con él que me dejara vivir sin segundos ni minutos y es que el tiempo no existe; es nuestra vida la que se consume poco a poco. Ahora comprendo todo, y sobre todo las palabras de aquel profesor que me decía "La tragedia del tiempo es que nunca vuelve". Que iluso era en esa época, ya que mientras que el intentaba sumergirnos en el mundo de la biología... yo me sumía en pensamientos adolescentes, en tardes de viernes y en la fiesta pasada del sábado.
¿Por qué nadie me enseñó a parar el tiempo? ¿Por qué no enseñan a disfrutar del momento? ¿O era yo quien me negaba a ser feliz?
Muchos poemas me contaban historias sobre la fugacidad del tiempo; otros sobre el sabor de las experiencias adolescentes y todos me gritaban CARPE DIEM, en cambio yo seguía sin hacerles caso. Llenaba folios y folios sobre cuánta razon tenía, hablaba del tiempo, de lo rápido que pasa la vida y de lo tontos que eran las personas que no se daban cuenta. Me engañaba a mi mismo, yo también era tonto.
Ahora puedo decir que no lo soy tanto.

8 comentarios:

RocíoGR dijo...

el tiempo
¿qué es el tiempo?
a mi, tambien me enseñó alguien a darle una patada al reloj... =D
sigue aprendiendo..
tienes que enseñarme a mi


(K)

stellawantstodie dijo...

pues si, tienes razon en todo, y en tu comentario, yo sigo siendo de esa gente esclava de los días, tachando cuanto falta para mi cumple, para navidades o para irme de viajes...creo q ya no podré cambiar...tu lo has hecho y ello te honra!

;-)

Muaka dijo...

Que dificil es disfrutar del tiempo... yo he perdido mucho tiempo aunque nunca es tarde para recuperarlo :-)

Estefanía dijo...

Pero tu, que casi me haces llorar. Tan joven y tan lleno de razon. De todas formas tampoco quieras madurar demasiado rapido, porque es tan mala una cosa como la otra.
Y sabes que, que tienes razon que los dias grises son los mas bonitos, y creeeme cuando te lo digo porque en Galicia nos faltaran muchas cosas, pero de esos dias tenemos para regalar, para regalar a gente como tu que sabe apreciarlos.

Un biquiño meu neno.

Anabel dijo...

oohh bueno pues menos mal! recupera el tiempo perdido entonces

a mi me gusta más el invierno, aunque el verano sea más divertido, miro al interior del invierno y veo que es bonito, que es bonito y me gusta

perdiendoelcontrol dijo...

me encanta el texto:)
pasate ! mua=)!

rebeca's dijo...

has visto que cancion puse en entradas antiguas?? en tu honor:)siento decirte, qe puede qe vaya al concierto qe russian red da aqui en valladolid:)

Urban&Romantique dijo...

me gusta lo que leo...
muaak!